domingo, 17 de septiembre de 2017

Las sugerencias de la mesa técnica deben ser totalmente vinculantes por el respeto que se debe merecer el ingeniero piurano.

Wilmer Elera Garcia

Sostiene, Wilmer Elera, Ex Decano del Colegio de Ingenieros de Piura

https://pe.ivoox.com/es/sugerencias-mesa-tecnica-deben-ser-vinculantes-wilmer-audios-mp3_rf_20927745_1.html

Las sugerencias de la mesa técnica integrada por El Colegio de Ingeniero, La Universidad Nacional de Piura y La Universidad Privada de Piura, deben ser totalmente vinculantes por el respeto que se debe merecer el ingeniero piurano, sostuvo el Ingeniero Civil, Wilmar Elera, en el Programa Dominical PUNTO DE ENCUENTRO, de Radio Cutivalú de Piura.

Elera García que se desempeñó por dos veces como decano del Colegio de Ingenieros de Piura, (periodo 2002-2003/ 2004-2005), indicó que ya ha habido una intención de descolmatar el rio Piura el año 2015 donde se invirtieron 200 millones de soles en una acción que no ha dado resultados esperados por que al final terminó inundándose la ciudad de Piura y porque ahora se pretende invertir 350 millones en una misma acción.

Agro rural a través del ministerio de agricultura quiere nuevamente hacer lo mismo sin garantizar que se va a inundar la ciudad de piura, sin garantizar si se va a de que vuelva a tener los mismos problemas si  es que viene un periodo lluvioso próximo verano.

Yo creo, dijo Wilmar Elera que nosotros debemos tomar en cuenta la fichas técnica que ha desarrollado el Proyecto Chira Piura  donde se indica que con 60 millones se pueden mejorar la rugosidad del rio, quitar todas las trabas del lecho del rio como rocas, mejorar los espigones, las escolleras, y rehabilitar los diques que tan venido a menos están ahora.

No sé cual es el interés del gobierno central de que de los 744 millones de soles destinados para el rio Piura y rio Chira se quiera gastar ahora 350 millones de soles, algo totalmente descabellado cuando técnicamente se les ha demostrado a través del informe técnico del colegio de ingenieros para que puedan tomar una decisión de cambios. Ellos siguen tercos, siguen haciendo las licitaciones. Y estoy seguro que vamos a gastar un dinero que no corresponde gastarlo porque no es una obra necesaria,  eficaz y eficiente.

TRATAMIENTO DEL RIO PIURA

Wilmer Elera, consideró que para tener un real estudio del rio Piura debe comenzar en Pampa Salinas en la cota cero y debe terminar en la represa Los Ejidos en la cota 22,  de esa manera nosotros podemos decir que el rio piura no va a afectar la ciudades de Piura y Castilla y del bajo piura.

Las autoridades locales le dijo que deben tomar en cuenta la opinión técnica, y no apurarse en hacer las actividades de rehabilitación en el rio piura. Los alcaldes deberían apoyarse y sustentarse en el informe técnico del Colegio de Ingenieros.

COMITÉ DE LICITACIÓN

El actual Comité Especial de Procesos de Selección de obras debería culminar estas 6 obras y luego ir preparando un nuevo comité de selección que trabaje  al ritmo que queremos los piuranos, sostuvo, Elera García.

Ya tenemos más de 5 meses desde la inundación del rio y hasta ahora no se invierte ningún sol en la ciudad, estamos los piuranos con el polvo en las narices, con la incomodidad de las calles deterioradas y con el peligro de que el rio piura se salga de su cauce.

DATOS

La mesa técnica se conformó el día 16 de septiembre con profesionales de la Universidad Nacional de Piura (UNP), Universidad Privada de Piura (UDEP) y el Colegio de Ingeniero de Piura.
La Mesa Técnica, brindará sugerencias técnicas sobre las actividades y obras del proceso de rehabilitación y reconstrucción de Piura, descolmatación del rio piura, entre otras.

Del lado de los profesionales piuranos participaron el rector de la UNP, César Reyes, el vicerrector de la UDEP, Antonio Mabres, el decano del CIP, Hugo Garcés y profesionales de las entidades.

jueves, 7 de septiembre de 2017

¿CUÁNDO SE JODIÓ PETROPERÚ?: SIN EL LOTE 192, SIN TERMINALES, SIN GRIFOS


ESCRIBE: JORGE MANCO ZACONETTI

Parafraseando al personaje Zavalita de la novela “Conversación en la Catedral” sirva esta entrada para interrogarse sobre el pasado, presente y pasado de PetroPerú, cuando nuestros vecinos de Chile, Ecuador y Colombia mantienen y promueven la presencia estatal en el sector de hidrocarburos, y más del 75 por ciento de la producción mundial y reservas de petróleo y gas está bajo responsabilidad de los estados nacionales.

¿Por qué la derecha liberal de nuestro país en una especie de esquizofrenia cuestiona la presencia de la petrolera estatal a pesar de su rol estratégico y rentabilidad?

Si existiera una clase dirigente en el Perú con una visión nacional de desarrollo, como la que existe en Chile y Colombia, cuyos capitales públicos y privados tienen una presencia importante en el sector energético de nuestro país participando en la distribución de gas natural, gas licuado de petróleo (GLP), transmisión eléctrica, explotación de crudo, transporte marítimo etc. debiera ser la mayor interesada en tener una empresa petrolera estatal moderna, eficiente, rentable, que asegure el abastecimiento energético por medio de los combustibles limpios; de allí la importancia de la modernización de la Refinería de Talara de PetroPerú.

En el mismo sentido esa clase dirigente no permitiría que la petrolera estatal fuese un botín de los gobiernos de turno, fuente de corruptelas y negocios privados, agencia de empleo con cada gobierno, con directorios inexpertos e ignorantes de la dinámica del sector de hidrocarburos. Igualmente no permitiría la administración e intromisión política en el manejo empresarial, con ministros de Estado y altos funcionarios al servicio del interés privado.

LA DESCAPITALIZACIÓN SISTEMÁTICA

Debiera ser evidente que la inquina de la derecha liberal hacia PetroPerú tiene su origen en la partida de nacimiento de la petrolera estatal, cuyo origen está ligado a los vientos nacionalistas del gobierno militar del general Juan Velasco Alvarado con la expropiación de los activos a la International Petroleum Company, la cuestionada IPC que con la fusión con la Empresa Petrolera Fiscal, dieron nacimiento a PetroPerú, cumpliendo la vieja aspiración del “petróleo para los peruanos”, superando la infamia del Laudo de la Brea y Pariñas, y de más de cincuenta años de oprobio

Por ello, la época de oro de la petrolera estatal está ligada a los años setenta del siglo pasado, donde técnicos e ingenieros peruanos descubren el oro negro en la selva nor oriental, lote 8 de Trompeteros, que con el petróleo del lote A y B bajo responsabilidad de la OXI, que luego se fusionan para dar origen al lote 1-AB, alimentan el Oleoducto Norperuano, uno de los activos fundamentales de PetroPerú, que hoy la presente administración pretende privatizar bajo la modalidad de concesión y/o asociación con privados.

Este contrato del lote 1-AB que fue re negociado en 1986 por el primer gobierno de García Pérez debió terminar en agosto del 2007 y devuelto al estado para luego ser transferido a PetroPerú, pero las fuerzas oscuras de la anti patria en el 2001 durante el gobierno de transición enajenaron las reservas probadas, probables y posibles más las instalaciones de dicho lote para favorecer los intereses de la transnacional argentina Pluspetrol, que se hizo grande con los activos privatizados de PetroPerú, con los cuales financió su presencia del 27.2 por ciento en el Consorcio Camisea.

Es decir, Pluspetrol empresa que explota a sus trabajadores peruanos enajenándoles la participación de utilidades a los mismos, de ser una cenicienta en materia de hidrocarburos a nivel internacional se hizo grande gracias a la privatización de PetroPerú.

Lo mismo se reproduce con el Grupo Graña y Montero que explota los lotes que fueron de PetroPerú I, III, IV, V, como también administra sus terminales abonando ridículas tarifas a costa de la petrolera estatal. ¡Y después le dicen ineficiente a la petrolera estatal!

Sin embargo la descapitalización sistemática ocurrió en el período 1986/1990 cuando PetroPerú fue sometida a una política de subsidios en una versión populista del modelo heterodoxo que le generó gigantes pérdidas a costa de la rentabilidad de PetroPerú.

Así, por decisión de la política de gobierno de ese entonces la petrolera estatal fue obligada a vender en promedio un galón de combustibles a US $ 0.20 centavos de dólar cuando el costo de producción era de US $ 0.52 centavos, por tanto en la venta diaria perdía US $ 0.32 centavos por galón.

Un simple cálculo para el año 1989 nos puede exponer la magnitud del subsidio y la grave irresponsabilidad del gobernante aprista. Si la demanda interna y las ventas de PetroPerú eran de 90,000 barriles diarios que multiplicados por 42 galones, pues un barril equivale a esa cantidad de galones. A su vez el resultado obtenido se multiplica por la pérdida diaria de US $ 0.32 centavos.
Ello nos determina que PetroPerú tenía una pérdida diaria de US $ 1’209,600 dólares por ser obligada a vender un galón de combustibles por debajo del costo de producción (90,000 barriles X 42 galones X US $ 0.32 centavos). Por tanto esta pérdida diaria en un año se convertía en más de US $ 441.5 millones de dólares.

En cinco años de populismo irresponsable las pérdidas acumuladas y no reconocidas como inversiones sociales como se hizo en Colombia, pues estos subsidios indiscriminados constituían parte central del modelo heterodoxo, significaron una descapitalización superior a los US $ 2,207 millones que afectaron el patrimonio, las inversiones de reposición y mantenimiento en la petrolera estatal.

Aun así bajo estas condiciones PetroPerú gracias al esfuerzo y capacidad de sus trabajadores no dejo de suministrar los combustibles a nivel país cubriendo la demanda interna, como lo hace actualmente satisfaciendo el mercado interno en competencia con empresas privadas.

Sin embargo, la estocada final devino después de 1990 con el gobierno de Alberto Fujimori ungido por el voto popular de las izquierdas y el APRA que encontró en las pérdidas generalizadas de las empresas públicas, la excusa y justificación ideal para una radical privatización de la Actividad Empresarial del Estado, cuando prometió fortalecer la presencia estatal.

Así, PetroPerú privatizada a medias desde los años noventa del siglo pasado, fue obligada a transferir sus principales activos como La Refinería La Pampilla, filiales rentables como Solgás, la naviera Transoceánica etc. Sin lotes petroleros que fueron transferidos al sector privado para su explotación pues supuestamente las empresas privadas debían incrementar la producción de crudo y asumir riesgos e invertir cuestión que no se verifica en la realidad si se contabiliza el número de pozos exploratorios desde 1998 a la fecha.

Un promedio de cinco pozos como promedio en las dos primeras décadas del siglo XXI, cuando PetroPerú en la década de los setenta perforaba más de 70 pozos exploratorios anuales. Es más, si no invirtieron cuando el precio del crudo estaba a 100 dólares el barril ¿Por qué habrían de hacerlo con precios menores a los 50 dólares?

RENTABILIDAD A PESAR DEL DESCUARTIZAMIENTO

En el cuadro “PetroPerú: Resumen de los Estados Financieros” 2010 al primer semestre del 2017, se exponen los ingresos, utilidades brutas, operativas y netas de la petrolera estatal, destacando que sus resultados económicos positivos serían absolutamente superiores si fuera una empresa integrada con lotes de producción propios y estaciones de grifos para la distribución minorista.
Ello lo confirma la consultora privada de reconocido prestigio internacional como Wood Mackenzie contratada en el gobierno anterior, donde técnicamente recomendaba la integración vertical, es decir la producción propia de petróleo y gas bajo responsabilidad de PetroPerú.

También debiera ser evidente que con la modernización de la Refinería de Talara los ingresos de PetroPerú y utilidades operativas serán superiores pues los márgenes de refinación serán mayores a los que actualmente obtiene, pues la refinería del norte estará en capacidad de tratar 95 mil barriles diarios, y procesar el crudo pesado de la selva nororiental de los lotes 8, 192, 67 entre otros.
Con la Refinería de Talara se aumentará en más de 40 mil barriles diarios la capacidad de producción de condensados medios, refinando diésel 2 con 50 partes por millón de azufre que actualmente se tienen que importar para abastecer el mercado local.

En conclusión, el problema central de PetroPerú no es técnico ni económico que tienen su explicación e importancia. Es sobre todo político e ideológico, pues el modelo aplicado desde 1990 a la fecha recomienda su privatización, a pesar de su importancia estratégica cubriendo más del 50 por ciento del mercado de las ventas internas, con su rentabilidad demostrada y los pésimos negocios que tiene que suscribir con privados.


En conclusión, a diferencia de Chile y Colombia lo grave del drama de PetroPerú es la falta de visión de estado de nuestros gobernantes, de la ausencia de objetivos estratégicos en materia de energía como país donde los recursos naturales y energéticos estén al servicio de las grandes mayorías y permitan un abastecimiento seguro, oportuno, a precios razonables con respeto de las normas ambientales en todas las fases de las operaciones, producción, refinación, transporte y distribución.


viernes, 1 de septiembre de 2017

¡LA CUADRO! EL MEJOR PROFESOR DEL PERU LE DA CATEDRA A MARILU MARTENS SO...

PROMIGAS: UNA CUESTIONABLE POSICIÓN DE DOMINIO



Las Comercializadoras Versus Las Distribuidoras de Gas

ESCRIBE: JORGE MANCO ZACONETTI
Viernes 1 de septiembre de 2017

Debo cuestionar la masificación del gas natural a partir de las concesiones en la distribución que suponen la práctica de principios basados en la exclusividad y el privilegio, caso Contugás (Ica), Gas Natural Fenosa (Arequipa, Moquegua y Tacna), Gases del Pacífico (Chimbote, Trujillo, Pacasmayo, Chiclayo, Cajamarca), y Gases del Norte, los cuales afectan a empresas privadas que apostaron a su cuenta y riesgo desde tiempo atrás, invirtiendo y generando empleo en la comercialización de gas natural comprimido (GNC) y gas natural licuado (GNL) para las empresas industriales y grifos, las cuales serían desplazadas faltando a los principios de libre competencia.

Es el caso de las empresas Gascop en Piura, Neogás, Clean Energy, Energigas, Indox, Cryo Energy, EGP, empresas medianas que apostaron por la cultura del gas, invirtiendo capitales conseguidos con mucho sacrificio en las provincias del sur y norte del país, y que hoy se verían perjudicadas por el propio estado para favorecer a dos empresas que en un cuestionado proceso ganaron los derechos para ejercer la concesión en la distribución de gas natural, Fenosa de España en el sur (Arequipa) y Promigas de Colombia a través de su filial Gases del Pacífico.

Es más, Promigas con el nombre de la empresa Gases del Norte estaría en la espera del Ministerio de Energía y Minas de obtener la autorización en la concesión en la distribución de gas natural en Piura.

En el departamento piurano castigado por el Fenómeno del Niño, se cuenta con importantes reservas de gas natural que no encuentran mercado, existe una grave diferencia entre la empresas de hidrocarburos Olympic que opera el lote XIII y la empresa de generación Enel Generación antes Eléctrica de Piura S.A. contra la empresa Gases del Norte, filial de la colombiana Promigás, proceso que retarda la resolución final que autorice la concesión de distribución de gas natural.

Es más, al no tener como clientes de la red de distribución a la planta de generación eléctrica (Malacas) propiedad de la transnacional italiana Enel Distribución Piura y a la Refinería de Talara de PetroPerú, que representan más del 75 por ciento de la demanda en la distribución de gas natural, prácticamente la tarifa residencial para las 64 mil familias piuranas se haría inviable costando más de 17 soles mensuales, sin contar con los intereses del financiamiento, cuando se prometió una tarifa de S/ 12 soles mensuales.

Si a ello se agrega la oposición de importantes sectores sociales en Piura y Talara, e industriales a la concesión en la distribución de gas natural a favor de la colombiana Promigas, con variados  argumentos, más la presencia de un nuevo actor como la empresa Gastalsa que tendría derechos sobre la concesión para la distribución en el distrito de Pariñas cuya área de influencia incorporaría la Refinería de Talara, hace de este proceso un proceso viciado y cuestionado, que debe servir para replantear las denominadas “concesiones a petición de parte”

SETIEMBRE NEGRO

Menciono esta realidad, pues el gas natural tratado en la Planta de Melchorita activo del Consorcio Perú LNG, donde el gas se somete a un proceso de enfriamiento, es decir el hidrocarburo se convierte a líquido para poder ser transportado en los camiones cisterna, para luego ser regasificado en las provincias del sur y norte donde se distribuirá en los grifos, redes domiciliarias e empresas industriales que constituyen la “pera en dulce”.

En realidad, el suministro de gas natural en cualquiera de sus formas a las industrias de provincias, es el origen del conflicto entre las empresas comercializadoras y las empresas de distribución de gas natural. Aquí existe una controversia que debe resolver de la mejor manera fomentando los principios del libre mercado, concertación y seguridad energética, evitando los abusos de una posición de dominio.

Desde setiembre del presente año, la empresa colombiana Gases del Pacífico filial de Promigas abastecerá a las ciudades del norte como  Chimbote, Pacasmayo, Trujillo, Chiclayo y Cajamarca que serán beneficiados con el gas de Camisea que será transportado a través de una flota de camiones cisternas desde Pampa Melchorita (Cañete), ubicado al sur de Lima. De otro lado la española Gas Natural Fenosa hará lo mismo en Arequipa, Moquegua y Tacna.

En verdad, las empresas comercializadoras Gascop, Neogás, Clean Energy, Energigas, Indox, Cryo Energy, EGP, que desde hace más de siete años han apostado por el abastecimiento de gas natural en la forma de gas natural comprimido y gas natural licuado, con bastante éxito demostrando la rentabilidad en el suministro a empresas industriales y pesqueras además de grifos en distintos departamentos, serían desplazadas del mercado de comercialización.

Sí, ahora el propio estado a través del Ministerio de Energía y Minas castigaría el éxito de estas empresas imponiendo sobrecostos en el peaje de la concesión de distribución de gas natural, donde prácticamente los desaloja del negocio para favorecer los intereses de las dos empresas concesionarias: Fenosa y Promigás

Así, se pretende que paguen un peaje de casi US $ 4 dólares por millón de BTU unidad de calor por usar la red de distribución. Si se tiene presente  que aproximadamente el 50 por ciento del millón de BTU resulta equivalente a un balón de gas licuado de petróleo de 10 kilos como unidad de calor, es evidente el sobrecosto, más aun cuando el precio del gas natural del lote 88  en boca de pozo tiene un precio regulado de US $ 1.80 por millón de BTU para el uso industrial. Es decir, por peaje pagarían más del doble del precio del gas natural en boca de pozo ¡Que tal abuso se haría contra las comercializadoras!

En la práctica la imposición y obligatoriedad de este peaje para las empresas comercializadoras las desplazaría del mercado, peor aún si se pretende que tal norma tenga una vigencia de 12 años tal como lo establece el proyecto de Resolución Ministerial 185-2017-EM, que debe ser corregido por la nueva responsable del sector Cayetana Aljovín.

INDESEABLE POSICIÓN DE DOMINIO

En verdad la presencia de capitales colombianas debiera ser bienvenida como toda inversión que demanda con seriedad el país. Así, el Grupo de Energía de Bogotá a través de su filial EEGAS S.A.S. es accionista de Promigas S.A. ESP y a su vez detenta el 40 por ciento de participación en la empresa de transmisión eléctrica Red de Energía del Perú, y el 75 por ciento en Contugas S.A.C. (Ver Gráfica)

Contugas S.A.C. es la empresa responsable de la distribución de gas natural en el departamento de Ica con el gas de Camisea, la misma que tiene una grave controversia con las empresas de generación eléctrica estatales Egasa y Egesur, y con la empresa Aceros Arequipa, por los altos costos tarifarios en la distribución de gas natural.

El Grupo de Energía de Bogotá también controla el 40 por ciento de la empresa de transmisión eléctrica Consorcio Transmantaro S.A. y la “pera en dulce” es la presencia de la colombiana Promigas que controla el 40 por ciento de la empresa de distribución de gas natural proveniente del lote 88 del mercado más importante del país: CALIDDA,  responsable del suministro de Gas Natural de Lima y Callao.

Promigas S.A. ESP tiene como principal accionista a la Corporación Financiera Colombiana S.A. que detenta el 34.22 por ciento del capital y el Grupo de Energía de Colombia el 15.64 por ciento. Ver Gráfica

Por último, Promigas S.A. de Colombia controla el 100 por ciento de las filiales Gases del Pacífico S.A.C responsable de la distribución de gas natural en Chimbote, Trujillo, Pacasmayo, Chiclayo y Cajamarca, y el 100 por ciento de Gases del Norte S.A.C. que estaría esperando la autorización para la distribución de gas natural en Piura.

Esto constituye una perversa posición de dominio de Promigas que resulta ajena a los principios de la “libre competencia” pues supone privilegios, exclusividades, altos costos tarifarios en la distribución que serán difícilmente regulados por el Osinergmin, afectando a demás  a una serie de empresas comercializadoras de gas natural comprimido y gas natural licuado que apostaron en el pasado por la cultura del gas.


En verdad, esta es una muestra palmaria que no tenemos política energética, y que las grandes empresas del Consorcio Camisea, Perú LNG, Repsol, Promigas, las transnacionales eléctricas imponen los principios de la competencia a favor de sus intereses, en desmedro de los medianos capitales, empresas y del consumidor final.

¿Quiénes son los dueños del Perú? :’Los grupos de poder económico y político


ESCRIBE: JORGE MANCO ZACONETTI

Con los resultados preliminares al primer semestre del 2017 respecto a los ingresos y utilidades de las primeras dieciocho empresas que listan en la Bolsa de Valores de Lima, se expresa un alto grado de concentración que caracteriza a la economía peruana. En especial, se presentan a las principales empresas que operan en nuestro país bajo principios ajenos a la “libre competencia”, el mismo que solamente existe en los textos de economía.

Lamentablemente en la formación académica de los economistas constituye una ausencia grave la omisión sobre el estudio y análisis de los Grupos de Poder Económico, su estructura y su dinámica, pues sus decisiones de inversión tienen una importancia fundamental en la dinámica y política económica. ¿Por qué cae la inversión privada, si siguen obteniendo importantes utilidades? Esta es una cuestión de primer orden. En otras palabras, recordando a Carlos Malpica Santisteban: ¿Quiénes son los Dueños del Perú?

En tal sentido, debemos reconocer los aportes de una serie de investigadores que desde las difíciles condiciones para la investigación independiente, han contribuido a descubrir las relaciones entre los grupos de poder económico y sus vinculaciones con el poder político, los partidos y los intelectuales, y claro está con la prensa concentrada.

Por ello, debemos reconocer la contribución pionera de Jorge Bravo Bresani, quien en los años sesenta del siglo pasado inauguró los estudios sobre los grupos de poder, inspirando a una serie de investigadores que en los últimos cincuenta años han desarrollado el tema. Después de todo el ensayo “Gran Empresa Pequeña Nación” (IEP) se lee con deleite teórico, y constituye un clásico de la historia económica.

En esa línea de investigación, debemos agradecer la contribución de Malpica, Anaya, Alcorta, Silva, Torres Cuzcano, y sobre todo de Francisco Durand cuyas investigaciones han profundizado el tema en especial sobre los orígenes del Grupo Romero y los últimos 12 Apóstoles.

¿QUIÉN ES QUIÉN?

El Ranking de Mayores Ingresos entre las Empresas que cotizan en la Bolsa de Valores de Lima, nos trae sorpresas dignas de un mayor análisis que superan las condiciones de un artículo periodístico.

Lo primero que debemos destacar es el desplazamiento de Petróleos del Perú S.A. (PetroPerú) como la empresa líder en la generación de ingresos en la economía peruana. Esta tendencia de afirmarse refleja la postergación que experimenta la petrolera estatal, pues en los últimos años está limitada a las actividades de refinación y distribución mayorista de combustibles.

Con la información correspondiente la petrolera estatal ocupa el segundo lugar en el ranking con ingresos de 6,200 millones de soles mejorando su performance en relación al 2016, pero con una utilidad neta raquítica 373 millones de soles, lo que determina una tasa de rentabilidad neta del 6 por ciento. Es decir, PetroPerú descontando los costos de venta, gastos de venta y administrativos, más los gastos financieros de cada 100 soles de ingresos tiene una utilidad neta de 6 soles.

Desde 1993 PetroPerú sometida a un irracional proceso de privatización de sus unidades y activos, sin lotes de producción propia, sin la Refinería La Pampilla, que según el cuadro estaría ocupando el tercer lugar en cuanto a ingresos generados..

PetroPerú como empresa sometida a una serie de contratos lesivos que ninguna empresa privada aceptaría, como el contrato de despacho y administración de los terminales que beneficia a la cuestionada empresa Graña y Montero S.A., que dicho sea de paso se hizo grande en el sector gracias al descuartizamiento de la petrolera estatal.

Hoy Graña y Montero S.A. la misma empresa cuestionada y socia de la corrupta brasileña Odebrecht, detenta los lotes I, V,  III y IV más los terminales de PetroPerú haciendo pingues negocios gracias a la privatización.

Es más, en el nefasto gobierno pasado, los lotes III y IV le fueron enajenados a PetroPerú para favorecer al capital privado en nombre de la “libre competencia”. Ello debería motivar al Congreso de República a una prolija investigación pues existiría evidencia de favoritismo y colusión con el último directorio humalista de PetroPerú en afectación del interés público.

Sin la empresa envasadora de gas licuado Solgás, que fue vendida a vil precio en 1992, sin grifos propios, sin terminales, sin participación alguna en los grandes negociados del gas de Camisea, la petrolera estatal pese a todas las adversidades, es todavía rentable, pero más rentable sería si fuera una empresa integrada es decir, con producción de petróleo y gas propia.

De allí la importancia del lote192 (antes 1-AB) para PetroPerú cuyas reservas probadas de petróleo adquieren mayor valor en la medida que podrían ser tratadas en la moderna Refinería de Talara a partir del 2022, pues ésta tendrá una unidad especial, la única en el país que podrá refinar crudo pesados que son los más abundantes en la selva nororiental.

En segundo término, al primer semestre del 2017 la Refinería La Pampilla SAA controlada por la transnacional española Repsol ha generado ingresos del orden de los 5,414 millones de soles, ocupando el tercer lugar en el listado, lo cual dice bastante sobre la importancia  estratégica de los derivados del petróleo, como el diésel y gasolinas en la economía peruana.

La refinería La Pampilla al primer semestre del 2017 ha declarado una utilidad neta de US $ 28 millones de dólares que al cambio en soles se convierten en 93 millones de soles. Esto significa una tasa miserable de rentabilidad neta de apenas el 1.71 por ciento. Es decir, descontando los costos de venta, gastos de venta y administrativos, más los gastos financieros de cada 100 soles de ingresos la refinería privada declara una utilidad neta de 1.71 soles.

Mientras PetroPerú declara una rentabilidad neta del 6 por ciento la Refinería La Pampilla genera una rentabilidad del 1.7%, es decir la estatal es más de tres veces rentable que la privada, a pesar de la prédica liberal y privatizadora. 

De allí la importancia de apostar por el fortalecimiento y modernización de PetroPerú desde el punto de vista de la acumulación interna, pues las utilidades de la petrolera estatal se quedan en el país, las de la competencia “fugan” mediante una serie de mecanismos.

Ello debiera servir para cuestionar el mito interesado de los liberales criollos que denigran el rol del Estado en el sector de hidrocarburos, así sean rentables pues pregonan y demandan la privatización de PetroPerú, a pesar que la evidencia comparativa demuestra que la petrolera estatal es superior en ingresos, márgenes operativos, netos y aporte tributario desde 1997 a la fecha en relación a la Refinería La Pampilla.

¿QUIÉN PARTE LA TORTA?

El cuadro en referencia que solamente muestra a las dieciocho primeras empresas en cuanto a la generación de ingresos al primer semestre del 2017 expone una cuestión central: La importancia del Grupo Romero en la economía y política peruana. Como conglomerado económico participa en una serie de sectores económicos incluido el de los hidrocarburos a través de la cadena de grifos Primax.

Como un pulpo económico financiero en el listado aparece en un primer lugar en cuanto a la generación de ingresos con la empresa financiera Credicorp Ltd con 6,397 millones de soles, desplazando a las empresas de hidrocarburos y mineras.

Es más, si sumamos los ingresos como Grupo Romero que involucra a Credicorp Ltd, más el Banco de Crédito del Perú SA, más Alicorp SAA empresa ligada al rubro de alimentos y servicios varios y por último considerando Rímac Seguros y Reaseguros prácticamente los ingresos agregados superan los 13,634 millones de soles en la muestra. ¡Prácticamente el pastel de la economía peruana lo corta el Grupo Romero en nombre de la libre competencia!.

En relación a la participación de las empresas mineras, al primer semestre del 2017 un honroso cuarto lugar lo ocupa la Mra. Cerro Verde con ingresos del orden de 4,485 millones de soles superando los 3,516 millones de soles del primer semestre del 2016, lo cual resultaría un indicador de la mejoría de los precios del cobre y de los mayores volúmenes exportados.

En el mismo sentido, la Southern Perú Copper Corp. que opera los yacimientos de Cuajone y Toquepala cuyos concentrados son refinados en la Fundición de Ilo también expresa una mejoría en cuanto a sus ingresos. Así, se ubica en el séptimo lugar con ingresos del orden de los 3,396 millones de soles superando los ingresos del primer semestre del 2016 que sumaron los 2,873 millones de soles.

De la muestra de las primeras dieciocho empresas cuatro están constituidas por entidades bancarias, ocupando el Banco de Crédito el puesto 6º, el BBVA Continental ubicándose en el puesto 9º, seguido por el Interbank que ocupa el puesto 12º para terminar con el Scotiabank que retiene el puesto 13º.

A pesar de las dificultades económicas y la declarada recesión los bancos no tienen pierde, pues la mayoría de los bancos incrementan sus ingresos en el primer semestre del 2017 en relación al período anterior. Ello tiene una razón explicativa gracias a los perversos diferenciales entre las bajas tasas de interés pasivas (depósitos de ahorro) y las altas tasas activas de interés que cobran los bancos por los préstamos bancarios, que pueden superar el 40 por ciento anual, lo cual refleja el alto nivel de concentración financiera.

También debemos identificar el bajón que ha tenido Telefónica del Perú en cuanto a los ingresos al primer semestre 2017/2016, pues ha pasado de un honroso tercer lugar en el 2016 con 4,629 millones de soles a un quinto lugar en el 2017 con ingresos del orden de 4,205 millones, lo cual estaría demostrando la feroz competencia por captar más clientes con otras empresas del sector telefónico Claro, Bitel, etc.

Por último, debemos destacar el lugar que ocupan las dos empresas de distribución eléctrica que son responsables del suministro en la ciudad capital. Tanto Luz del Sur que se ubica en el puesto 15º y Enel Distribución antes Edelnor en el puesto 17º obtienen importantes ingresos y utilidades a pesar del menor crecimiento de la economía peruana.


En verdad, la entrada más fructífera para el análisis económico y político es el reconocimiento de la importancia y los altos niveles de concentración de la producción y de la propiedad que tienen los Grupos de Poder (Romero, Brescia, Rodríguez Banda, etc.) articulados a las grandes transnacionales que operan en los diversos sectores de la economía peruana, pues ellos son los Dueños del Perú.